trabajo en equipo

Las bolsas de valores

Formaciones de Consolidación

Las acciones cuando empujan hacia arriba o hacia debajo demasiado rápido llega a un momento en el cual la demanda u oferta se agotan, llegado este caso o bien se dan la vuelta hasta un nivel de soporte previo o por el contrario entran consolida su posición, esto es el precio avanza en el tiempo fluctuando en un niveles pequeños que dibujan e el gráfico una pauta lateral, hasta que adquieren nuevas fuerzas para continuar su camino.

Acordémonos de los triángulos simétricos que o bien producían un cambio de dirección o consolidaba el avance para después continuar su impulso anterior. Tres de cada cuatro triángulos se comportan de este modo, como figura de consolidación, lo mismo ocurre con los rectángulos.

Banderas.

Las banderas son figuras propias de un estado de consolidación y están relacionadas con los triángulos, los rectángulos y las cuñas.

Una bandera tiene justamente apariencia de bandera en los mercados alcistas en los bajistas lógicamente aparecerá invertida. Veamos la bandera en un mercado alcista.

La bandera en un mercado que es alcista aparecerá como un rectángulo compacto con fluctuaciones de precio pequeñas e inclinado hacia abajo en contra de la tendencia predominante, es como un descanso en la subida a una montaña. La bandera en este tipo de mercados (alcistas) se forma después de un avance rápido de los precios, este avance va acompañado de un alto volumen de negociación. En un determinado momento las ventas se hacen mayores que las compras deteniendo el avance de precios, y este empieza a corregirse, retrocede un poco, en su intento por alcanzar un nuevo precio más alto en el siguiente impulso, se fracasa y se consigue un avance menor, no se iguala el máximo anterior y la nueva corrección lleva el nuevo mínimo ligeramente por debajo del que nos precede, la tendencia sigue así, con máximos ligeramente inferiores a los anteriores y mínimos también un poquito por debajo que los que los preceden, todo esto con una disminución de volumen que se hace cada vez más pequeño mientras se esta formando la figura.

La duración normal entre cada subida y bajada dentro de la bandera es de tres días, pero hay ocasiones que los precios toca la parte de arriba de la bandera y la de abajo tan sólo en dos días, esta claro que cuanto más ancha sea la bandera más tiempo tardara cada oscilación e producirse.

El volumen se va haciendo cada vez menor, como ya dijimos antes, entonces los precios saltan por encima de la bandera llevando el precio hasta un avance similar que duplique el asta en el que se generó la bandera, este día el volumen vuelve a ser muy importante.

Las banderas bajistas tienen las misma implicaciones que las alcistas, pero lógicamente en el gráfico aparecen invertidas.

El Gallardete.

La diferencia entre una bandera y un gallardete es que en el caso de las banderas las líneas que la delimitan son paralelas o casi formando una especie de rectángulo inclinado en la dirección contraria de la tendencia, en cambio los gallardetes están dentro de líneas convergentes en lugar de paralelas, el gallardete es un triángulo compacto y pequeño.

Cuando la tendencia es alcista el gallardete apunta hacia abajo y cuando es bajista al contrario, la actividad durante la formación de la figura disminuye, y este descenso de volumen se produce de manera mas acusado que en la formación de bandera

Tanto el gallardete como la bandera se forman por lo general tras un movimiento de precios rápido, para calcular hasta donde puede seguir este movimiento, iremos al punto donde se separo definitivamente en la anterior figura de consolidación o de cambio de dirección y medimos desde ahí hasta el cambio de dirección que forman tanto la bandera como el gallardete. Después medimos la misma distancia desde el punto en el que se fugan los precios del gallardete o de la bandera. El punto que alcancemos es el objetivo de la fuga de precios.

Las banderas y gallardetes son de las figuras más fiables en el análisis técnico, pueden fallar pero suelen avisar. Debemos tener en cuenta que, estas figuras se desarrollan después de movimientos rápidos y abruptos.

La actividad deberá disminuir a medida que se desarrolla la figura.

Los precios deben escaparse en un periodo de tiempo inferior al mes, si dura más sospeche, en vez de consolidar la posición podría ser el principio de un cambio de dirección.

Estas figuras aparecen en las últimas fases de un mercado alcista y en la segunda etapa del mercado bajista. Se suelen completar en periodos inferiores a un mes, siendo lo normal que duren unos días solamente.

Son más frecuentes en mercados alcistas, en los mercados bajistas deberemos tener bastante más cuidado.

Consolidación rectangular.

Las consolidaciones de este tipo se encuentran en las fases más tempranas de la tendencia alcista. En los movimientos bajistas, los rectángulos se desarrollan en la primera etapa o en la última.

Consolidación de Cabeza y Hombro.

Las consolidaciones de esta figura, se diferencian de la figura de cambio de dirección porque aparecen invertidos respecto a su tendencia.

De este modo, en un mercado ascendente se formará un suelo de hombro - cabeza - hombro que consolidara la posición para luego continuar la tendencia ascendente. Mientras que en un mercado bajista la figura será como un techo hombro - cabeza - hombros para seguir luego se empuje hacia abajo.

En el momento que la figura queda completa no habrá duda de lo que implica sin embargo durante la formación pueden existir temores sobre todo a la hora de formarse la cabeza.

Los volúmenes son distintos que en la figura de cambio de dirección. Con la tendencia bajista el disminuirá al formarse el hombro izquierdo, la cabeza y el hombro derecho. Esto mismo ocurre en las pautas de suelo que se forman en un mercado alcista.

Platillos repetidos.

Cuando una acción sale de un suelo de tiempo largo, será muy normal que haga un avance con una serie de platillos, estos que recuerdan tanto en la formación como en los volúmenes a los cuencos de cambio de dirección, están ligeramente inclinados hacia arriba, el final del platillo se eleva siempre por encima del punto en el que comenzó a formarse la figura. La ganancia neta de la figura rondara el 10%. Y la longitud oscila entre las 3 semanas y las 7. De este modo tenemos un avance lento y regular.

Estas figuras muestran una tendencia a la simetría sorprendente y pueden ir uno detrás de otro con o sin pausa intermedia. El volumen aumenta con la subida de precios hasta que sobrepasa el máximo en donde se empezó a formar la figura para después empezar a disminuir haciéndose casi plano a medida que se forma el siguiente platillo para volver a aumentar cuando los precios vuelven a empezar a subir.

El nivel del suelo es fácil de ver, siguiendo las pautas de precios y volumen.

Huecos (Gap)

Un hueco representa una gama de precios en la cual ninguna acción cambia de manos, es decir un día la acción cierra a un precio determinado y al día siguiente el primer precio al que se realiza una transacción es más alto que el máximo que hizo el día anterior, si en todo el día, no se hace ninguna operación a un precio igual o menor al precio máximo realizado en el día anterior, en el gráfico aparece un hueco. Estos huecos implican que en el intervalo de precios entre el máximo de un día y el mínimo del día siguiente no se ha producido ninguna transacción.

Los huecos no tienen unas normas fijas muy claras, existe la creencia que un hueco debe cerrarse, el hueco se ve muy fácil en el gráfico, salta a la vista, y es verdad que un hueco debe cerrarse, el problema es que puede tardar en cerrarse una semana, un mes, un año, diez años.... eso no lo sabemos a ciencia cierta por lo que la teoría de cierre del hueco antes de que desarrolle una nueva tendencia debemos desecharla.

Tipos de Huecos:

Huecos que no significan nada.

Este tipo de huecos tenemos que pasarlo por alto ya que no nos dicen nada, por ejemplo un hueco de 5 céntimos de Euro en unas acciones que cotizan a 50 Euros no tiene significación, para que este tenga interés el hueco debe ser significativo. Tampoco tienen significado los huecos en acciones de precios muy altos y con muy poco volumen, estos son fáciles de detectar ya que normalmente aparecen infinidad de ellos en el gráfico.

Los huecos que aparecen cuando se realiza un split o contrasplit no tienen ningún significado, tendríamos que rehacer nuestro gráfico teniendo en cuenta este último acontecimiento.

El Hueco común.

Estos huecos aparecen dentro de un área de operaciones, en la zona de congestión de los precios. En estas zonas de congestión los precios rebotan en las líneas que las delimitan por debajo y en las que lo delimitan por arriba, recordemos que a medida que se forma este área, ya sea para consolidar o para dar la vuelta, el volumen va decreciendo, así pues entre las líneas que forman la figura queda un abanico de precios en los que pueden aparecer huecos con bastante frecuencia.

Estos huecos se cierran en cuestión de días ya que se encuentran en la zona de congestión, se cierran antes de que se haya completado la figura. Sin embargo en ocasiones el hueco se desarrolla justamente en la última fase de la formación de congestión de precios y en este caso no se cierra en bastante tiempo.

El Hueco común es más propenso a aparecer en formaciones de consolidación que de cambio de dirección. De este modo la aparición de estos en un rectángulo o triángulo simétrico nos hará pensar que se traté de una formación de consolidación.

Hueco de fuga.

Este tipo de huecos aparece en la zona de congestión pero en su última fase. Como su nombre indica es el clásico hueco que se forma cuando los precios saltan a través de la línea que delimitaba la figura.

Los huecos de fuga se producen en casi todas las fugas definitivas de congestiones horizontales. Cuando los precios saltan por encima de su pauta formando un hueco considerable, estaremos seguros que se ha producido una fuga, ya que los movimientos falsos muy rara vez van acompañados con huecos.

Es más fuerte la fuga que se produce con hueco que la que aparece sin él. Es decir la fuga con hueco llevará los precios más lejos.

Para intentar predecir si el hueco se cerrara rápidamente o si por el contrario tardará un tiempo debemos estudiar los volúmenes de antes y de después de la aparición del hueco. Si se produjo un volumen muy alto en el despegue pero bastante más bajo cuando los precios se iban alejando, lo más normal es que el hueco se cierre en la primera corrección menor, si por el contrario hubo un alto volumen en la parte superior del hueco las posibilidades de que se cierre el hueco en poco tiempo son más bien escasas.

Hueco de continuación.

Son menos frecuentes que los anteriores, pero con un significado mucho mayor ya que nos ofrecen una medida de hasta donde puede llegar el movimiento, por este motivo se les llama huecos de medición.

Al contrario que los huecos comunes y los de fuga que se producen en la zona de congestión, el hueco de continuación aparece en los avances o descensos rápidos de línea recta.

Se produce el hueco, el volumen es muy grande y los precios avanzan hacia arriba con fuerza hasta que poco a poco va perdiendo intensidad la subida y empieza descender levemente hasta la mitad del avance más o menos donde es detenido. Después da otro salto hacia arriba acompañado de un volumen todavía mayor hasta que se detiene finalmente.

Como medida aproximada podemos decir que los precios se alejaran del hueco con una distancia igual a la recorrida entre el comienzo del movimiento y el hueco, midiendo esta distancia directamente del gráfico.

Hueco de agotamiento.

El hueco de agotamiento llega al final, no hay temor de confundirlo con un hueco común o de fuga, pero si puede haber confusiones con los huecos de continuación. Estos huecos de agotamiento están relacionados con avances rápidos y verticales, cuando estos van perdiendo su fuerza de repente en un día con gran volumen aparece el hueco de agotamiento, como el canto del cisne, para empezar a cambiar la tendencia que nos llevó hasta aquí.

Este tipo de hueco rara vez es el primero, normalmente viene después de un hueco de continuación, si además observamos que el hueco se produce muy cerca del área de congestión y que lo normal sería que el avance se prolongase, sería más normal que se tratase de un hueco de continuación que de un o de agotamiento. De este modo podemos decir que el primer hueco en un avance rápido y abrupto es de continuación pero cuidado con los sucesivos huecos si es que los hay.

Por otra parte los huecos de continuación suelen cubrirse en un tiempo considerable, mientras que los huecos de agotamiento se cierran en pocos días, este aspecto nos sirve para no confundirlos, cuando el hueco de agotamiento se cierra nos indica que la tendencia se agotó, no quiere decir que sea un signo de cambio de dirección, normalmente después de un hueco de agotamiento aparece una zona de congestión que puede derivar en un cambio de dirección o en una zona de consolidación. Debemos tener en cuenta, de todos modos, que casi siempre tras un hueco de agotamiento viene una corrección, aunque sea menor.

La Isla.

Las islas aparecen en muy pocas ocasiones e implican un cambio de dirección que llevará la tendencia a recorrer de vuelta el camino del movimiento menor que le precedió.

La Isla esta formada por un hueco de agotamiento seguida de unos días en que los precios se aglomeran para terminar con un hueco de fuga en el sentido contrario a la tendencia que les llevo hasta allí.

El volumen en esta formación es bastante alto y los huecos se producen casi al mismo nivel de precios, dejando en el gráfico una serie de precios compacta separada del resto del gráfico.

La Isla no es por si misma una figura de cambio de dirección mayor pero aparece en pautas de cambio de dirección más largas como puede ser en una figura de cabeza y hombros o en triángulos o rectángulos.

La mayor utilidad que podemos obtener de una Isla es que nos alertan sobre un posible cambio de dirección en una fecha relativamente cercana.

Soporte y Resistencias

Los soportes y resistencias tienen gran importancia en los mercados, muchas personas sólo operan en base a estos, sin tener para nada en cuenta las demás figuras, tanto de consolidación como de cambio de dirección, ni los volúmenes.

Sin embargo debemos tener en cuenta que tanto los soportes como las resistencias se encuentran en íntima relación con el resto de formaciones, así podríamos identificar la línea inferior de un triángulo descendente como un soporte y la superior de un triángulo ascendente como una resistencia.

Definimos el soporte como el nivel de precio en el que las acciones se paran en una tendencia bajista, como su nombre indica, el precio se mantiene, se soporta a ese nivel, la demanda a ese precio es muy grande y consigue frenar la tendencia bajista durante un tiempo apreciable, lo normal es que después de apoyarse en el soporte el precio reaccione hacia arriba.

La resistencia es justamente lo contrario, un nivel de precio en el que hay un volumen enorme de a acciones a la venta y consigue detener durante un periodo de tiempo apreciable la tendencia alcista que la llevo hasta allí.

Lo que nos debe quedar muy claro es que los soportes una vez atravesados se convertirán en resistencia para el próximo avance e igualmente las resistencias que se perforan al alza actuaran de soporte en las correcciones que le sigan.

Para calcular la fuerza de un soporte o resistencia es importantísimo el volumen, imaginemos que una acción tenía soporte en 20 Euros, la acción había subido de 15 a 23, para luego retroceder y encontrar soporte en 20 de personas que creen que a este precio la acción está barata, el soporte en 20 actúa y se produce una elevación del precio hasta quizás, 21.75 pero aquí se gira y vuelve a 20, oscila por sus alrededores unos días para acabar penetrándolo a la baja hasta 17.5 Euros, habrá multitud de inversores que creían que 20 era un buen precio pero ahora ya o están tan seguros y lo que desean es poder salirse del valor sin perdidas, así que esperan a que los precios vuelvan a 20 o cerca para poder salir ilesos de la operación.

Estas ordenes de venta crearán una resistencia a la corrección, parando la subida en 20 Euros, lo que antes era un soporte se ha convertido en una resistencia. Ocurre lo mismo con las resistencias que son atravesadas, más tarde actuara de soporte.

Pues bien el volumen habido en las operaciones en torno al soporte marcará la fuerza relativa de ese nivel al convertirse en resistencia, si el volumen no fue grande en el soporte a la hora de convertirse en resistencia, está o será muy fuerte, por el contrario si fue un soporte con muchas transacciones, será una resistencia potencialmente fuerte.

Otro criterio es el alcance del descenso, es decir hasta donde llegó el precio tras traspasar la resistencia, no hace falta explicar que cuanto mayor sea la distancia mayor será la resistencia

Tenemos que tener en cuenta también el tiempo que ha pasado desde que se formó el suelo y la evolución del mercado durante este tiempo. Por ejemplo la formación de un suelo en una acción al tiempo que el mercado está desarrollando una tendencia primaria bajista, opondrá una resistencia pequeña una vez que los precios hayan caído muy por debajo de ella, se hayan dado la vuelta en una tendencia primaria alcista y vuelvan a llegar a este nivel. Es lógico ya que el soporte en estas situaciones tampoco debió ser excesivamente fuerte.

A veces es sorprendente lo bien que se comporta una resistencia en una zona de suelo muy antigua, quizás de años, siempre que no haya sido atacada antes, esto es porque si hay una determinada oferta a un nivel y los precios lo atacan, no pueden con la resistencia en un primer intento reaccionando hacía atrás, en el siguiente ataque a ese nivel ya se ha eliminado una parte de esa oferta, siendo lo más normal que le sea más fácil conseguir atravesar la resistencia en la siguiente ocasión y así sucesivamente. Si tras dos ataques el tercero no tiene éxito deberemos tener cuidado.

Así hemos de tener en cuenta a la hora de calcular el poder de un soporte o resistencia el volumen, la distancia y el tiempo empleado. Lo más peligroso en estos casos es infravalorar la fortaleza de una resistencia.

Para localizar los soportes y resistencias en un gráfico a veces es aconsejable utilizar gráficos semanales o mensuales en vez de los diarios. Los gráficos diarios son especialmente útiles para las tendencias menores e incluso algunas intermedias, pero o ofrece una perspectiva fiable para las tendencias mayores y la mayoría de las intermedias. Para buscar los soportes y resistencias en estos casos es mucho más útil usar gráficos semanales.

El problema es que los gráficos diarios dan demasiada importancia a las tendencias menores pudiendo en ocasiones equivocarnos en cuanto a las tendencias mayores o intermedias.

La tendencia ideal que seguirán los precios en una tendencia alcista que cumpla todo lo que hemos dicho sobre soportes, llevaría los precios a máximos cada vez mayores cuya corrección les llevara a apoyarse justamente en el techo que les precede. A este movimiento se le denomina autocorrección y es bastante fiable, nosotros intentaremos comprar en los soportes, que están cercanos al máximo previo para vender lo más cerca posible del próximo máximo.

Lo malo es que antes o después se produce el fallo del soporte, esto es el soporte o actúa como tal y los precios caen por debajo de él. En una de ellas, los precios se aceleran desproporcionadamente una vez roto el soporte, cuando ocurre esto, rara vez va seguida de una reacción que vaya a apoyarse por debajo del soporte que se acaba de romper. Esto nos indica que se esta creando un área, que puede ser de consolidación o de cambio de dirección. Es lógico al romper el soporte, se está rompiendo la tendencia menor, los precios forman un nuevo área para ver que sucederá después.

Si la ruptura es de un soporte menor, indica cambio de dirección de la tendencia intermedia y si es de un soporte intermedio, indicará un cambio de dirección de la tendencia primaria.

La otra ruptura se produce con menos volumen ya aunque sus implicaciones son prácticamente las mismas, los precios volverán al nivel del soporte para apoyarse por debajo, para luego iniciar una nueva área de congestión.

Una equivocación muy frecuente es pensar que el soporte es el último nivel de precios donde la tendencia se apoyo para continuar su camino, por ejemplo, una tendencia alcista lleva los precios de 12 a 15 se produce una reacción que lleva los precios hasta 13 para llegar después a 18, el soporte no es en este caso 13, donde se apoyaron los precios para seguir la tendencia ascendente, sino 15.

Esto tenemos que tenerlo muy en cuenta, hay que acordarse de que los soportes una vez atravesados se convierten en resistencias del próximo avance y las resistencias en soportes.

Existe otro tipo de soportes o resistencias que surgen de manera espontanea sin tener ninguna referencia previa, nos referimos a aquellos que surgen en las cifras redondas, normalmente la gente al hacer una compra por ejemplo a 16, piensa, venderé en 19, nunca se piensa en 18.98 ó 19.01, se suele hacer en cifras redondas, de este modo se agolpa en la "figura" una gran cantidad de títulos para ser negociados. Estos niveles de soportes suelen aparecer cuando los precios se meten en niveles inexplorados previamente.

El volumen en las rupturas suele aparecer después de haberse producido, los precios llegan a un soporte por ejemplo, rebotan levemente hacia arriba y luego pasan días alrededor del nivel de soporte, se adentran y una vez que esto se ha producido, se experimenta un notable aumento del volumen seguido de un descenso mayor que aleja definitivamente los precios del nivel de soporte. Una vez más debemos estar atentos a la parte del gráfico que nos indica el volumen de negociación.

Líneas de Tendencias

Para el analista técnico hay una verdad incuestionable, los precios se mueven por tendencias. Estas pueden ir hacia arriba, alcistas, hacia abajo, bajistas o hacia los lados horizontalmente, formaciones de consolidación. Su duración puede ser corta, menores, media, intermedias, o largas, mayores. Pero estas tendencias cambian de dirección alguna vez, de arriba abajo o de abajo a arriba, también pueden cambiar tras una etapa de consolidación. Nosotros intentaremos obtener beneficios tan pronto en cuanto tengamos claro que ha empezado una nueva tendencia tras un cambio de dirección, compraremos cuando creamos que la tendencia bajista ha cambiado para hacerse alcista y venderemos cuando pensemos que la tendencia alcista se ha completado y la tendencia va a darse la vuelta.

Utilizaremos las líneas de tendencia para apoyarnos en nuestro estudio sobre las demás figuras y tratar de anticipar los cambios de manera más temprana.

El fenómeno más atrayente para los novatos en el análisis técnico es comprobar como los precios se van apoyando en las líneas de tendencia como si estuviera preestablecido de antemano. Las tendencias menores e intermedias siguen líneas rectas casi siempre e incluso tendencias mayores se van a apoyar en la línea de manera inequívoca.

La línea de tendencia al alza es una línea que une los extremos inferiores de los retrocesos menores dentro de la tendencia, es decir, en una tendencia alcista que lleva cada nivel de precios a máximos cada vez mayores que los anteriores con mínimos también más altos que los que les preceden, la línea que une a los mínimos ascendentes será la línea de tendencia alcista. Esta línea es recta o casi recta, la línea que une los máximos de la tendencia no cumple esta peculiaridad de la rectitud tan a menudo, algunas veces si que aparecen unidos por una recta pero normalmente la línea que une los extremos superiores aparece curvada.

En el caso de una tendencia bajista la línea que suele ser recta es la que une los techos de las recuperaciones dentro de la tendencia, mientras que los suelos decrecientes pueden formar una línea recta o no.

Estas dos líneas la que va por abajo en la tendencia alcista y la que va por arriba en la bajista son las líneas de tendencia básicas

Imaginemos ahora una tendencia alcista, debemos tener claro que, cuando una línea de tendencia se rompe, el avance se ha acabado, se debe liquidar ese valor y buscar oportunidades de inversión en otros valores.

Cuando una tendencia menor se rompe, pero esta dentro de una tendencia intermedia alcista, es decir que todavía quedan oportunidades de ganar, se debe esperar hasta que se rompa la tendencia intermedia de lo contrario podemos dejar escapar buenas oportunidades de obtener mayores beneficios.

Pruebas de Autoridad.

Cuanto mayor sea la cantidad de suelos que se han desarrollado en la tendencia alcista intermedia, mayor será la importancia de esta línea. Esta importancia se verá refrendada en cada prueba. Tras una subida con su primer retroceso podemos trazar la línea de tendencia, si el tercer retroceso lo lleva de nuevo a la línea que teníamos dibujada, entonces la línea de tendencia se ha confirmado, la damos por válida. Así cuantos más suelos confirmen la línea más importancia tendrá.

Cuanto más larga sea la línea más importancia tendrá. Tenemos que tener cuidado al hablar de esta prueba, si los dos primeros suelos están muy cercanos, esto nos puede conducir a un error ya que un tercero posterior puede caer por debajo del segundo, en este caso será bueno modificar la línea de tendencia y trazarla del primer suelo al tercero. Esto es porque uniendo los dos primeros suelos la línea puede ser demasiado escarpada o demasiado plana.

De este modo si la línea de tendencia se ha trazado desde suelos bastante separados con una buena recuperación y su correspondiente corrección que la lleve a apoyarse en la línea para volverse a ir hacia arriba, entonces daremos la línea de tendencia por buena.

El ángulo de la línea es una prueba válida para saber si la línea es de tendencia o no, si la línea es muy escarpada, se puede romper muy fácilmente a la baja, por el contrario si es muy plana, se puede desarrollar un movimiento de vuelta antes de que los precios vuelvan a la línea. Sin embargo puestos a elegir tendrá más significado la ruptura de una línea plana que la de una escarpada.

Lo escarpado de una línea dependerá del tipo de acción, tenemos que tener en cuenta de que acción estamos hablando y como se comporto en el pasado, hay que estudiar muy bien todos los gráficos y recordemos que estos deben ser lo bastante largos como para ser representativos, es decir o me vale el gráfico de un mes ya que puede distorsionar tendencias intermedias y mayores y sólo recalcar las menores. Esto es muy importante recordarlo.

Validez de la penetración.

Podemos establecer también aquí tres criterios para confirmar la penetración.

El primero de ellos, es el alcance de la penetración, los precios no deben caer por debajo de línea de tendencia, sino que deben confirmarlo, deben cerrar al menos un 3% por debajo o por arriba del precio de la acción.

El volumen de actividad es el segundo punto a tener en cuenta, la ruptura por arriba de la tendencia debe estar acompañada de un notable aumento en el volumen, sin embargo este aumento de volumen no es necesario cuando la ruptura se produce por abajo, el volumen suele hacerse mayor una vez que ha roto la línea a medida que cada vez se va el precio más abajo

La tercera prueba es una mezcla, imaginemos que una acción cierra a un precio sólo un 2% por debajo del precio, pasan los días con muy poco volumen y no se recupera, los precios se acercan a la línea de tendencia por debajo pero no la sobrepasan. Debemos extremar el cuidado en este tipo de gráficos, ya que a la siguiente oleada de ventas se llevará el precio muy abajo.

Como todo en el análisis técnico no es seguro al 100% pero nos da una idea bastante aproximada de lo que puede ocurrir en el futuro. Cuanta más experiencia acumulemos en el estudio de los gráficos, más fácil nos será distinguir fugas verdaderas de fugas falsas.

Imaginemos que tenemos nuestra línea de tendencia dibujada en el gráfico pero los precios se van un poco por arriba o por abajo para después volver de la forma esperada a recuperarse, en este caso, podemos dibujar otra línea de tendencia que una este nuevo punto con uno anterior y ver como evoluciona, no quiere decir que sea necesario borrar la anterior, a veces si que será necesario, por lo que dijimos antes, que la línea sea muy escarpada o muy plana o sus puntos estén muy próximos en el tiempo. En este caso observaremos donde va a parar el siguiente repunte técnico antes establecer unas conclusiones que nos podrían llevar a error.

Canales.

Decíamos que las líneas de tendencia son las que se inclinan hacia arriba uniendo suelos cada vez mayores o las que se inclinan hacia abajo uniendo máximos decrecientes, pero en un número bastante amplio de tendencias, las ondas menores también están definidas en sus otros extremos por líneas de tendencia.

Es decir en una línea de tendencia alcista, los techos de cada onda también formarán una línea que es más o menos paralela a la línea de tendencia, estas dos líneas formaran un canal de tendencia. La línea nueva que acabamos de dibujar la llamamos línea de vuelta, es lógico este nombre porque es donde se dan la vuelta las ondas menores en contra de la tendencia predominante.

Los canales de tendencia aparecerán en acciones muy activas con emisiones grandes más que en las acciones estrechas que no atraen por lo general a los inversores.

Una vez que el canal de tendencia esta bien establecido, cualquier fracaso de la tendencia al tratar de alcanzar la línea de vuelta se considera como un deterioro de la tendencia, el margen por la que una recuperación falla iguala con mucha frecuencia el margen por el que se penetra la línea de tendencia.

Lo mismo ocurre si la reacción fracasa al llevar los precios hasta la línea de vuelta de abajo y crea un suelo a mitad de canal, el avance empujara los precios por encima de la línea de tendencia de arriba en un margen aproximadamente igual al margen por el cual la reacción fracasó en su intento de llegar a la línea de vuelta.

Los rechazos.

Si tenemos una línea de tendencia alcista intermedia a la que ya hemos probado y confirmado, y se rompe definitivamente, diremos que la tendencia alcista ha concluido y ahora podemos esperar un retroceso intermedio completo, que se lleve los precios al nivel en el que se inicio la tendencia intermedia o una fase de acumulación y consolidación.

Ante esta situación deberemos ser muy cautelosos a la hora de intentar sacar beneficios de esta acción. La consecuencia más probable a la penetración de la línea de tendencia es el retroceso. Llamamos retrocesos a las vueltas a las líneas de tendencia recién perforadas, por ejemplo en una tendencia alcista que es atravesada a la baja, los precios tienden a volver a apoyarse a la línea de tendencia por debajo para después confirmar la huida hacia abajo. Esto es lógico en cierto modo, la línea de tendencia actuara como resistencia en este caso. Del mismo modo en caso de una tendencia bajista la línea rota actuará como soporte.

Debemos tener en cuenta que los retrocesos no se producen cuando los precios atraviesan la línea de vuelta, es decir la línea de vuelta no funciona como soporte frente a un retroceso una vez que los precios lo han atravesado.

Las tendencias Intermedias bajistas son menos regulares y uniformes en su desarrollo que las tendencias alcistas, recordemos que en la tendencia bajista la línea de tendencia es la que une los techos de las recuperaciones y la línea de vuelta será la que une los suelos.

Los ángulos son mas pronunciados en las tendencias bajistas, esto es lógico pensando por ejemplo en un movimiento de pánico, en el cual todo el mundo se quiere salir a cualquier precio provocando un aluvión de ventas que dispara las cotizaciones hacia abajo

Las líneas de vuelta en los mercados bajistas carecen prácticamente de significado y nos será muy útil dibujar varias líneas de tendencia y conservarlas.

Debemos tener muy en cuenta a pesar de todo que la última oscilación bajista intermedia que conduce al suelo final es más definida, muy parecida a un canal alcista clásico, esto es muy interesante ya que nos da una pista para predecir el final de un mercado bajista.

anterior | siguiente

 

Todos los derechos reservados contacto publicidad

Tipos de interes | Euribor Actual | Tu Asesor Financiero |Asesor Financiero y Bolsa | Las Bolsas de Valores

Fondos Mutuos | Auditoria Administrativa | Intereses e Hipotecas | Informe de Auditoria

Tasa de Desempleo | Producto Interno Bruto